¿Quieres tener Éxito en el Feudalismo Intelectual?
  • Blog ADN

¿Quieres tener Éxito en el Feudalismo Intelectual?

Actualizado: 1 de jul de 2019


¿Quieres tener Éxito en el Feudalismo Intelectual?

Desde la creación del modelo de economía feudal que dominó desde la caída del imperio romano hasta prácticamente el renacimiento, las personas han sido dueñas del medio de producción mas importante, el trabajo hecho por sus manos.


Adam Smith documenta en el libro La Riqueza de las Naciones (Londres 1776), cómo con ese trabajo se genera una capacidad de intercambio de excedentes que es un factor fundamental para hacer que una nación se convirtiera en una nación rica.


En El Capital (Berlín 1867) Karl Marx habla sobre como el trabajo fruto de la fuerza física de las personas, es el medio de producción más importante y hace una crítica a como el modelo de economía libre saca provecho de ese trabajo, por medio del valor de intercambio de los bienes y servicios, en beneficio del grupo que es dueño de la tierra o el capital de trabajo.




Hacia mediados de 1911 Frederick Taylor en Principios de Administración Científica sentó las bases para aplicar ciencia al proceso productivo y sacar mayor provecho al trabajo de las personas, con el objetivo de hacer más productivo este medio de producción, beneficiándose de las bondades de la revolución industrial.


Nada ha cambiado respecto al uso de las personas como medios de producción, Kjell Nordstrom y Jonas Ridderstrale en el libro Funky Business Forever (2009 Prentice Hall) reflexionan sobre como Karl Marx tenía razón respecto a que las personas siguen siendo dueñas de los medios de producción mas importantes, solo que hoy en día, el principal medio de producción no son las manos, si no los 1350 gramos de materia gris dentro de la cabeza de las personas.


Ahora bien, que las personas sean dueñas del medio de producción, no significa que tengan el control de ese medio de producción, ya que en términos generales en el modelo capitalista lo siguen arrendando a un capitalista que usa esa capacidad para poner en marcha una empresa, solo que ésta relación se da de forma “libre”, y entre “iguales”, ya que la empresa se constituye como persona moral.



Lo triste desde mi perspectiva es que la explotación del hombre por el hombre continúa de una forma un poco más sofisticada, aún en una era que en términos generales no es esclavista, aunque vale la pena hacer referencia a prácticas laborales actuales en lugares como China, Malasia o Tailandia que demuestran que en mucho casos no hemos evolucionado nada.


Manpower en 2012 presento el estudio de tendencias de Recursos Humanos llamado Human Age, en dicho estudio se muestra que las organizaciones actuales están inmersas en una corriente llamada Talentismo, pero permítanme aclarar que talentismo tristemente no es humanismo.


En el talentismo el capitalista ha entendido la importancia de este nuevo medio de producción intelectual, lo utiliza de la misma forma en la que los señores feudales usaban la capacidad de trabajo de los campesinos en las granjas, solo que ahora no sembramos semillas y aramos la tierra, ahora trabajamos en granjas informáticas en las que no explotamos la, sino la información, los cerebros son las manos de labranza de la modernidad. El medio ha cambiado, pero para el capitalista el fin sigue siendo el mismo.


Tal vez la única diferencia es que el trabajador actual comienza a darse cuenta de que puede ponerle precio a su cerebro al mejor postor, y su lealtad hacia el señor feudal es muy endeble, abriendo la puerta a una relación de trabajo más igualitaria pero en la que aun no tiene el sartén por el mango.


Esta relación sobre el dominio del medio de producción genera tensiones laborales permanentes que se ven reflejadas en múltiples problemas al interior de las empresas, baja productividad, desconfianza, altos índices de rotación de personal, etc.



Los líderes actuales deben de impulsar un renacimiento intelectual que nos saque de la explotación del hombre por el hombre, relaciones de crecimiento mutuo en las que de forma auténtica, cada una de las partes obtiene la máxima prosperidad sin explotarse, en una relación de apoyo y crecimiento mutuo.


Ponerle precio al talento favorece el mercado del mejor postor, y la consecuente explotación del hombre por el hombre, me parece que las reglas del capitalismo no cambiarán en un futuro próximo, y que las bases igualitarias del modelo comunista en las que todo mundo recibe un trato equitativo son muy injustas ya que los esfuerzos en el mundo empresarial no son iguales, como lo explicamos en una entrada anterior a este blog sobre el desempeño en las empresas.


Las tendencias actuales de Recursos Humanos indican que la administración del capital humano en las mejores empresas se orienta a relaciones en las que claramente los colaboradores, en un un acuerdo individual, voluntario, de buena fe y libre, se comprometen a generar ciertos resultados a cambio de recibir ciertos satisfactores directos que contribuyen a su crecimiento personal y profesional.


A diferencia de épocas pasadas en las que se tenía como base el salario, ahora se deben establecer mecanismos que le permiten a los hombres y mujeres, a tener mayores niveles de bienestar, entendido esto de forma individual, ya que cada persona establece metas propias e individuales para su vida que en el mundo actual los líderes de las organizaciones deben conocer.


No habrá mejor fuente de motivación para las dos partes, que una relación en la que empresa e individuos obtienen lo que quieren al alcanzar los objetivos, las empresas siempre querrán utilidades en la parte baja del estado de resultados, y las personas querrán ser felices, eso no es ningún secreto usted y yo lo sabemos ya, aquí y ahora. Por lo que no nos debe sorprender que cualquier persona, particularmente los millennials, lleguen hoy con peticiones específicas, concretas y sin filtro sobre lo que quieren de la empresa, cuando la empresa tiene sofisticados sistemas de desempeño para evaluar si el colaborador ha aportado lo que debe, con que eficacia y en cuanto tiempo.


Salir del obscurantismo del talentismo feudal requiere un acto de voluntad política de los líderes organizacionales para tratar al colaborador como una persona libre, y permitirle aportar todo su talento en un intercambio reciproco que les haga crecer. Hacer esto no es fácil, ni rápido, ya que debemos contrarrestar una inercia de varios siglos de relaciones de trabajo poco humanistas.


Pero sin duda dar este paso abrirá la puerta a una nueva etapa en el desarrollo organizacional de tu empresa que permita acceder a objetivos que nunca pensaron que fueran alcanzables. El mejor momento para haber iniciado este proceso era hace 10 años, por que hacerlo hubiera construido en tu organización una muy fuerte ventaja competitiva, el segundo mejor momento para hacerlo es ahora.


En BLGroup contamos con una serie de iniciativas orientadas a lograr que los líderes construyan de forma eficaz esta perspectiva en beneficio de los miembros de sus equipos y sus organizaciones. Ponte en contacto con nuestros consultores y ponte en marcha en este camino hoy.



¡Profundicemos en el Tema!


¡Comunícate con nosotros!


BLGroup Capacitación y Consultoría Empresarial


Tel: 52 (55) 65835594

Email: info@blgroup.com.mx

Página Web: www.blgroup.com.mx


¡Suscríbete en nuestro BLOG ADN y recibe los mejores contenidos semana a semana!


CONTÁCTANOS

  • Facebook
  • LinkedIn
  • YouTube
  • Instagram
  • Twitter
Recibe contenido de tu interés semana a semana