top of page

Cómo crear Presentaciones Efectivas

Actualizado: 7 jul 2022


BLGroup Presentaciones Efectivas


La historiadora Doris Kearns Goodwin, ganadora del Premio Pulitzer (son galardones por logros en el periodismo de forma impresa y en línea) menciona que los aldeanos iban de todas partes para escuchar a Abraham Lincoln, en aquel entonces un abogado de la pradera con un don para contar historias. Lincoln no tuvo el beneficio de la tecnología moderna. Se paró en el tronco de un árbol en lugar de un escenario TED, y PowerPoint no se inventaría hasta dentro de 130 años. Y, sin embargo, Lincoln “podía educar, entretener y conmover a su público simultáneamente”, escribe Goodwin.


Si bien las herramientas de comunicación han cambiado desde que Lincoln deleitó a las multitudes con sus técnicas de narración, el cerebro humano no lo ha hecho. Nuestras mentes están conectadas para la historia. Pensamos en narrativa y disfrutamos consumiendo contenido en forma de historia.


A continuación, presentamos algunas estrategias de narración que contribuyen a sobresalir la próxima vez que haga/tenga una presentación:



Elabore una narración


Para involucrar a tu audiencia, tienes que contar una historia. La mayoría de las personas que preparan presentaciones, contar historias no es su prioridad.


La mayoría de los “presentadores” comienzan abriendo el software de diapositivas pero la mayoría de los programas de presentación no son herramientas para contar historias, principalmente son instrumentos de entrega digital.


Una lista con viñetas no es una historia. Una historia es una secuencia de eventos contados a través de palabras y/o imágenes. Una historia tiene un tema, momentos que llaman la atención un héroe, un guía, un plan, villanos y una conclusión satisfactoria.


Los directores de cine y teatro leen o escriben historias antes de tomar una cámara. Van desarrollando la película dibujando cada escena en guiones gráficos. De la misma forma los presentadores efectivos analizan los elementos de su contenido antes de utilizar su programa de diapositivas.


Antes de comenzar a realizar las diapositivas de su presentación, pruebe este proceso de tres pasos. Primero, escriba su idea como si le estuviera contando una historia a alguien. Evita las viñetas y en su lugar usa oraciones completas con sustantivos, verbos y transiciones entre párrafos e ideas. En segundo lugar, visualice cada uno de los conceptos principales mediante el “guión gráfico” (conjunto de ilustraciones que aparecen en secuencia y que se utilizan para entender una historia), puede apoyarse de un pizarrón o de una hoja en blanco. Finalmente, reúna los elementos que le darán vida a su historia, videos, animaciones, gráficos y fotos.



Utilice imágenes


Los investigadores han descubierto que su audiencia recordará aproximadamente el 10% del contenido si simplemente escuchan información. Pero el “efecto de superioridad de imágenes” significa que si escuchan información y ven una imagen retendrán el 65%.


Florence Nightingale entendió la superioridad de las imágenes más de un siglo antes de la invención de PowerPoint. Nightingale era una enfermera empática que se sorprendió al descubrir que más soldados británicos morían por las condiciones insalubres en los hospitales que por las heridas de guerra. Cuando Nightingale buscó fondos de las autoridades británicas para mejorar las condiciones, tradujo los datos duros en un gráfico codificado por colores. Nightingale sabía que a los humanos les conmovía más las historias y las imágenes que los datos y el texto por sí solos.


Si desea atraer a una audiencia, cree una presentación que favorezca las imágenes para complementar la historia que cuenta. Una combinación de imágenes y palabras mejora el aprendizaje mucho más de lo que las palabras pueden hacer por sí solas.



Agregue una cara a los datos


Los datos son abstractos hasta que se ponen en un contexto que la gente pueda entender. Y la gente puede entender a la gente.


Hubo una vez un grupo de ejecutivos de una gran empresa de equipos médicos que se alistaba para lanzar una nueva máquina de escaneo cerebral en una conferencia prestigiosa. Estaban por presentar cientos de páginas de datos clínicos para probar que la tecnología podía identificar la condición de un paciente de manera más rápida y precisa que cualquier dispositivo existente.


"¿Dónde está la gente?"


Si bien los datos proporcionaron evidencia de la eficacia de la tecnología, no contaron una historia. Solo las personas podían hacer eso.


Después de unas horas de intercambio de ideas con el equipo ejecutivo, decidieron poner cara a los datos. Crearon una presentación en torno a dos pacientes típicos, David y Susan, que se beneficiarían de la tecnología si ingresan en un hospital con síntomas de un posible derrame cerebral o ataque cardíaco.


En la misma conferencia del año siguiente, el ejecutivo que había hecho la presentación caminaba por un pasillo cuando un médico lo detuvo y le dijo: “Tú eres el chico de David y Susan. Gran presentación.” El asistente no recordaba todos los datos, pero la historia dejó huella.



Sorprenda al público


La mayoría de las presentaciones suelen ser aburridas, porque son predecibles. Una buena historia, sin embargo, tiene el elemento sorpresa.


Cuando Steve Jobs presentó el primer iPod, le dijo a la audiencia que el reproductor de música podía almacenar 1000 canciones. Mientras que otros reproductores de música en el mercado podrían hacer la misma afirmación, Jobs explicó que ninguno de los competidores podría caber en su bolsillo. Y con el estilo de un mago que saca un conejo de su sombrero, Jobs metió la mano en el bolsillo de sus jeans y sacó el reproductor de MP3 más pequeño del mercado. “Mil canciones en tu bolsillo” se convirtió en uno de los lemas más icónicos en la historia del producto.


El cerebro humano pone atención a la novedad: eventos inesperados. Nuestro cerebro se anima cuando detectamos algo que rompe un patrón.


No hay límite para la creatividad. Si bien no necesita sacar productos de su bolsillo para captar la atención de la audiencia, planifique sorprender a las personas con algo que no esperan.



Ensaye en voz alta


Una presentación efectiva informa, inspira, involucra y entretiene. En otras palabras, es una interpretación parcial y debe ensayarse como tal.


La mayoría de los profesionales de negocios hojean sus diapositivas en silencio para prepararse para una presentación. Los narradores ensayan en voz alta. Practican su entrega vocal, agregando pausas perfectamente cronometradas y variando el ritmo de su discurso. Si planean pararse frente a un grupo, lo harán durante el ensayo. Si van a estar sentados en una llamada de Zoom, tomarán su asiento en el ensayo y entregarán cada diapositiva cómo si estuvieran dando algo real.


Cuando se coloque a sí mismo como un presentador, la impresión de su audiencia cambiará. No permita que el programa de presentación se interponga en brindarle una excelente historia a su audiencia.



Descubra como BLGroup puede contribuir en formar a los colaboradores de su organización en las competencias necesarias para la planeación, desarrollo y evaluación de presentaciones efectivas. Contamos con las mejores prácticas a nivel mundial para su diseño e impartición.



Comunícate con nosotros y te ayudaremos a crear historias realmente cautivadoras.

¡Suscríbete en nuestro BLOG ADN y recibe los mejores contenidos semana a semana!


36 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page