top of page

¿Cómo convertir los conflictos en oportunidades?

BLGroup ¿Cómo convertir los conflictos en oportunidades?

Los conflictos en el lugar de trabajo pueden minar la energía de cualquier empresa. La estadística señala que los líderes y gerentes dedican aproximadamente el 40% de su tiempo a lidiar con conflictos, por lo que claramente no es un asunto trivial. Sin embargo, ¿sabias que el conflicto puede ser una de las principales fuerzas del cambio positivo? Muchos de los cambios más productivos del mundo se produjeron como resultado de un conflicto significativo.

BLGroup Gestión de conflictos

Pero, ¿qué necesitas para hacer de un conflicto algo positivo? Los lugares de trabajo hoy en día, a menudo, involucran diferentes niveles de conflicto y se dedica tanta energía a la prevención que es comprensible que sea difícil entender cómo el conflicto podría tener un lado positivo. Por eso, el primer paso para convertir conflictos en oportunidades radica en saber apreciar los beneficios del conflicto en el lugar de trabajo y aquí te mostramos algunos:


  1. Identificación anterior del problema: Los conflictos en el lugar de trabajo pueden arrojar luz sobre problemas más profundos que deben abordarse, es decir, gracias al conflicto se pueden identificar prácticas y procesos que necesitan ser mejorados o reemplazados.

  2. Mejor resolución de problemas: Las mejores ideas y soluciones surgen de debates saludables que involucran una diversidad de perspectivas. Pero este objetivo puede ser difícil de alcanzar. Sobre todo porque los diferentes puntos de vista a veces pueden resultar en fricciones o incluso en un conflicto total. Si los colaboradores aprenden a involucrarse en este tipo de conflictos de manera constructiva, los desacuerdos no solo se normalizan, sino que se pueden considerar como una pieza importante de la resolución conjunta de problemas.

  3. Relaciones saludables, moral y compromiso: El conflicto que se niega, evita, reprime o maneja de manera ineficaz puede dañar las relaciones laborales. Si los colaboradores se sienten cómodos planteando opiniones, preocupaciones o quejas diferentes y ve que sus compañeros y la dirección las escuchan y las respetan, se pueden fortalecer las relaciones entre ellos y con la organización.

  4. Productividad mejorada: Los conflictos que se manejan bien liberarán a las personas para que se concentren en sus trabajos en lugar de las tensiones en la oficina, lo que conduce a una mayor productividad, eficiencia y eficacia.


Hacer de un conflicto una oportunidad


Ahora sí, es hora de pasar al meollo del asunto, la principal clave para poder transformar los conflictos en oportunidades esta en saber gestionar el conflicto y posicionarlo correctamente. Lo sé, esto suena bastante cliché, pero es fundamental que entiendas en que consiste el manejar conflictos realmente porque, un conflicto mal gestionado puede conducir a un desastre, por el contrario con las estrategias adecuadas un conflicto puede resultar en innovación y productividad. Aquí hay cinco formas en las que tú como líder o gerente puedes hacer que los conflictos en el lugar de trabajo sean constructivos.


1. Primero rompe el hielo


Uno de los errores más comunes en la gestión de conflictos es abordar el conflicto “en caliente” es decir, cuando las emociones están a flor de piel. El problema de esto radica en que a menudo los colaboradores reaccionan sin pensarlo detenidamente. Y es fundamental que al abordar un tema difícil se encuentren en pleno dominio de sus emociones. De está manera podrán iniciar una conversación sobre un tema difícil de una manera no amenazante. Lo que necesitas hacer en esta situación es iniciar una conversación sobre un tema difícil de una manera no amenazante. Un rompehielos en este caso es una excelente técnica de transición suave.


BLGroup Conflictos en oportunidades

2. No intentes simplemente mediar


Esto es algo clásico, muchos líderes o gerentes, tratan de ser mediadores neutrales de “terceros” en los conflictos laborales cuando en realidad ese no es su papel. Es muy importante que entiendas que tu obligación es con los intereses de la empresa y de otras personas que trabajan allí, y por lo que necesitas una combinación de habilidades, estructura y delicadeza para expresar (e imponer) tu propia opinión sobre cómo deben ser las cosas.


3. Escucha atentamente y habla menos


¿Has escuchado que “a veces, lo que no dices es más importante que lo que haces”? Pues en la gestión de conflictos esta es una regla de oro, los buenos resultados se obtienen al escuchar atentamente a los demás. Esto envía un mensaje positivo de que estás realmente preocupado y es simplemente la mejor manera de llegar al fondo de lo que realmente está sucediendo. Para comenzar, intenta hacer una pregunta abierta (no un sí o un no). Luego, escucha atentamente el lado de la historia de cada persona involucrada en el conflicto. Recuerda que si la discusión se vuelve negativa debes interferir y poner las cosas “en orden”.


BLGroup Líderes y Gerentes en la gestión de conflictos

4. Utilice un lenguaje positivo y anime a otros a hacer lo mismo


Cualquier empresario frustrado sabe lo fácil que puede ser caer en la negatividad después de que estalla un conflicto. Por eso debes pensar siempre antes de hablar. Recuerda que se trata de una conversación. Si mantienes el lenguaje positivo, con quien hables probablemente reflejará lo que estás haciendo. Incluso las necesidades de la empresa pueden expresarse en términos positivos, lo que conducirá a un mejor tono general. Por ejemplo, puedes decir: "Esto está afectando a toda la empresa y debemos abordarlo para que todos puedan volver a centrarse en nuestros objetivos". Cuando mantienes las cosas positivas, puedes trabajar hacia grandes soluciones de manera eficiente y efectiva.


5. Apunta a soluciones INTELIGENTES


Atención aquí, ante un conflicto, tu objetivo no es solo desactivar una situación a corto plazo, sino también encontrar una respuesta sostenible al problema. Ahí es donde entra en juego el enfoque SMART. SMART significa:

  • Específico: Sé claro sobre quién hará qué, cuándo, dónde y cómo.

  • Medible: establece una forma de decir que algo se ha hecho, logrado o completado.

  • Alcanzable: la solución debe adaptarse a la situación y ser factible para los involucrados. No engañes a nadie.

  • Realista: consulta los calendarios de días festivos y vacaciones; observa el desempeño pasado para predecir acciones futuras y dar tiempo para fallas y retrasos.

  • Programado: establece plazos y fechas límite razonables y proporcione las herramientas y el apoyo necesarios para cumplir esos objetivos.



No tengas miedo al conflicto. Es natural y, a menudo, vital. En cambio, reconoce que hay muchas cosas que los conflictos en el lugar de trabajo pueden enseñarte a ti y tus colaboradores.


En BLGroup somos conscientes sobre la importancia que la gestión de conflictos ha tomado sobre todo a raíz del trabajo remoto, en esta modalidad de trabajo te enfrentas a nuevos desafíos de comunicación que se vuelven fundamentales en el manejo de conflictos. Por esa razón te ayudamos a desarrollar tus habilidades de gestión de conflictos y las de tus colaboradores a través de programas formativos online que se enfocan en la puesta en práctica de técnicas efectivas para la resolución inteligente de conflictos, lo que permitirá a tu equipo hacer del conflicto una herramienta vital de la innovación y cambio.




¡Comunícate con nosotros!


BLGroup Capacitación y Consultoría Empresarial.


Tel: 5565835594

Email: info@blgroup.com.mx

Página Web: www.blgroup.com.mx



¡Suscríbete en nuestro BLOG ADN y recibe los mejores contenidos semana a semana!




Comentarios


bottom of page